• Sitio en búsqueda permanente de alertas

Ecuador: Niñas víctimas de abuso sexual son obligadas a continuar embarazos producto de violaciones

Quito, Ecuador
Alertas Latentes
Última Actualización: 18-09-2018
ecuador_-wambra.jpg
  • Tipo de Alerta Alertas Latentes
  • Fuente Wambra
  • Fecha de la alerta13-04-2018

Descripción

Mediante un informe, Wambra, un medio digital ecuatoriano, expone y alerta sobre el drama que viven miles de niñas en Ecuador, que además de ser abusadas sexualmente, son obligadas a tener los hijos frutos de esos abusos a los que son sometidas.

El informe “Las niñas invisibles de Ecuador”, comienza con una cifra alarmante: 17.448 niñas menores de catorce años parieron en Ecuador entre 2009 y 2016. En promedio, cada año 2.181 niñas menores de catorce paren en Ecuador, todas ellas víctimas de violencia sexual desde un criterio legal, ya que el Art. 171 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece que todo acceso carnal con penetración a una menor de catorce años es violación.

Según datos del Ministerio de Salud Pública (MSP) el 80 % de embarazos en niñas menores de catorce es producto de violencia sexual y los demás fueron consecuencia al menos de estupro, es decir, de una relación desigual entre un adulto y una menor de edad. A pesar de esto, las miles de niñas embarazadas producto de violencia sexual no figuran en los registros estatales como víctimas de violencia de género, lo que impide que accedan a atención, reparación y justicia. Algo que Wambra,  pudo confirmar después de varios meses de investigación.

En el informe, se denuncia al sistema de salud como responsable de ocultar los casos de niñas violadas y embarazadas, y que pese a que desde 2014 está vigente la Norma Técnica de Atención Integral en Violencia de Género , no se  toman estos casos como  casos de violencia de género, puesto que ese no fue el motivo de consulta cuando ingresaron a un hospital.

Desde la Fiscalía General de la Nación, reconocen que las cifras oficiales ocultan un sinnúmero de casos que son desestimados por el sistema, lo que denominan “cifras negras”, compuestas por quienes nunca llegan a hacer la denuncia;  y destacan otro gran problema, que es que dentro de los casos que son denunciados , sólo unos pocos recibieron sentencia condenatoria. Por ejemplo, en el año 2013 la Fiscalía registró apenas 303 denuncias por violación contra niñas menores de catorce. Ese mismo año 1.574 niñas de diez a catorce años — 80 % de 1.967 partos en 2013—, parieron embarazos producto de violencia sexual. La gran mayoría de niñas violadas y embarazadas nunca denunció.

Por su parte, la abogada  Ana Cristina Vera, de Fundación Surkuna, afirma que  “los procesos legales son revictimizantes, no se valora el testimonio de las niñas y adolescentes, no se cumplen los estándares internacionales, hay veces que se convierte en otra carga para las mujeres y las niñas”. Esto es lo que genera que muchas de las sobrevivientes de violencia de género desistan de continuar con una demanda, más aún si es una niña, y el agresor es parte de la familia.

Wambra, destaca en su informe que la mayoría de los abusos sexuales a niños, niñas y adolescentes es perpetrada en la esfera familiar y en el entorno cercano, según la Encuesta Nacional sobre Relaciones Familiares y Violencia de Género contra las Mujeres, de donde se desprende que: el 19,1 % de las víctimas de abuso sexual no lo comunicó porque no les iban a creer; el 16,3 % buscó hablar, pero le pidieron guardar silencio; y el 28 % de niñas y adolescentes señaló que sus relatos no fueron creídos.

Los casos de abuso sexual a menores en Ecuador, traspasa la esfera privada de la familia, y en la esfera pública  también se observan cifras alarmantes, como por ejemplo, en los centros educativos. Tal es así, que en julio de 2017, el Poder Legislativo creó  la Comisión Ocasional AAMPETRA, para investigar los casos de abuso sexual a niños, niñas y adolescentes, en el contexto educativo. En ese ámbito, la Ministra de Salud, Verónica Espinoza, explicó que la tasa de nacidos vivos de madres entre 10 y 14 años creció varios puntos entre 2013 y 2017, de 2,51 a 3,38 por 1.000. Según la ministra: “De seguir con la tendencia para 2021 se llegará a cifras verdaderamente dramáticas”. Después de Venezuela, Ecuador es el segundo país del hemisferio con mayor aumento en el número de partos de niñas menores de catorce años.

La salud integral de las niñas en Ecuador se ve afectada en todas sus esferas: física, social y psicológica. Y al existir en este país, una legislación que sólo permite el aborto cuando la violación haya sido sobre mujeres con discapacidad mental, se obliga a continuar con un embarazo forzado a estas niñas. En este sentido, el Comité de los Derechos del Niño de la ONU, en un informe de octubre de 2017 recomendó al Estado ecuatoriano que “Se debe garantizar que las niñas tengan acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, incluyendo el aborto terapéutico, y considere la despenalización del aborto, prestando especial atención a la edad de la niña embarazada y a los casos de incesto y violencia sexual”.

Ubicación