• Sitio en búsqueda permanente de alertas

Sentencia histórica, perpetua por crimen de odio al asesino de Diana Sacayán

CABA, Argentina
Caso Emblemático
Última Actualización: 31-08-2019
  • Tipo de Alerta Caso Emblemático
  • Fuente
  • Fecha de la alerta02-05-2018
  • Comunidad vulnerada Mujeres

Descripción

Diana -activista, líder de MAL y secretaria alterna de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (ILGALAC)-  fue encontrada muerta el 13 de octubre de 2015, en su apartamento del barrio de Flores, donde vivía con una amiga. Tenía 13 puñaladas.

Hasta ahora, las pericias identificaron a un joven de 23 años como el autor material del crimen. David Marino está acusado por homicidio agravado por alevosía, odio y género.  Llega a juicio como único imputado, mientras continúa la investigación para dar con otros autores materiales del hecho.

El día 2 de mayo de 2018 se realizó la sexta audiencia oral y pública, en la que se incorporaron nuevos informes periciales. Se tenía previsto la asistencia de una testiga, integrante de la Policía Científica, que estuvo trabajando en la escena del crimen. La testiga no se presentó a declarar. 

El debate oral y público se reanuda la próxima semana ante el Tribunal Oral Criminal nro. 4 de la Ciudad de Buenos Aires. El juicio está en la etapa final de las declaraciones de testigxs. La mayoría de ellxs ya ha declarado.

En la séptima audiencia, cuatro testigos se presentaron en Tribunales para cerrar el ciclo de audiencias por el juicio de Diana. 

El primero fue un oficial de policía que participó del operativo cuando fue el hecho, el segundo fue el perito del ADN, el tercero también fue un oficial de policía.

El cuarto testigo fue de Gabriel David Marino, lo único que dijo fue que no estuvo en el lugar del echo y aduce su inocencia, lo jura por Dios y la virgen. “¡Que jure por el diablo y no por dios!”, se escuchó desde el público.

Juicio histórico 

Se considera un juicio histórico porque desde el inicio del proceso, desde la escena del crimen se intervino con perspectiva de género. Parte del desafío de este juicio es hacer entender a la comunidad jurídica qué es un travesticidio, porque es importante nombrarlo como tal, cuales son las condiciones particulares de este crimen

Hablan de travesticidio social haciendo referencia a la suma de todas las violencias de las que son objeto el colectivo travesti trans cuyo último eslabon es el travesticidio. 

 La querella del juicio por el travesticidio de la activista está encabezada por el hermano de Diana, Sasha Sacayán, coordinador de MAL (Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación), y la familia: y la representa la abogada Luciana Sánchez de Colectivo Para la Diversidad (COPADI). 

Sentencia histórica: 18/06/2018

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 4 de la Ciudad de Buenos Aires condenó por unanimidad a Gabriel David Marino a prisión perpetua por el crimen a la activista travesti de derechos humanos Amancay Diana Sacayán. En su veredicto, el tribunal consideró que se trató de un crimen de odio y que medió la violencia de género según los incisos 4 y 11 del artículo 80 del Código Penal. Es un fallo inédito e histórico. En este juicio fue la primera vez que la Justicia utilizó el  término “travesticidio” en los expedientes.

“Esto es un cambio de paradigma. Es el mejor fallo que podríamos haber tenido. Es la primera vez que se hace Justicia por una travesti”, dijo emocionado a Presentes Sasha Sacayán, hermano de Diana.

 

 

En relación al Consenso de Montevideo

Argentina es uno de los 38 países que aprobaron el Consenso de Montevideo. Lo cual implica que el Estado debe desplegar una serie de acciones que garanticen, promuevan y reconozcan los derechos humanos que se incluyen en este consenso.

El Consenso contiene 120 medidas prioritarias en 8 temas: 1- Integración plena de la población y su dinámica en el desarrollo sostenible con igualdad y respeto de los derechos humanos; 2- Derechos, necesidades, responsabilidades y demandas de niños, niñas, adolescentes y jóvenes; 3- Envejecimiento, protección social y desafíos socioeconómicos; 4- Acceso universal a los servicios de salud sexual y salud reproductiva; 5- Igualdad de género; 5- La migración internacional y la protección de los derechos humanos de todas las personas migrantes; 6- Desigualdad territorial, movilidad espacial y vulnerabilidad; 7- Pueblos indígenas: interculturalidad y derechos; 8- Afrodescendientes: derechos y combate al racismo y la discriminación racial.

Estos hechos contravienen especialmente las siguientes medidas del Consenso:

11. Asegurar la efectiva implementación de programas de educación integral para la sexualidad, reconociendo la afectividad, desde la primera infancia, respetando la autonomía progresiva del niño y de la niña y las decisiones informadas de adolescentes y jóvenes sobre su sexualidad, con enfoque participativo, intercultural, de género y de derechos humanos;

33. Promover, proteger y garantizar la salud y los derechos sexuales y los derechos reproductivos para contribuir a la plena realización de las personas y a la justicia social en una sociedad libre de toda forma de discriminación y violencia; 

34. Promover políticas que contribuyan a asegurar que las personas ejerzan sus derechos sexuales, que abarcan el derecho a una sexualidad plena en condiciones seguras, así como el derecho a tomar decisiones libres, informadas, voluntarias y responsables sobre su sexualidad, con respeto de su orientación sexual e identidad de género, sin coerción, discriminación ni violencia, y garantizar el derecho a la información y a los medios necesarios para su salud sexual y salud reproductiva; 

35. Revisar la legislación, las normas y prácticas que restringen el acceso a los servicios de salud sexual y salud reproductiva, incluida la provisión de servicios integrales amigables en el caso de adolescentes y jóvenes, y asegurar el acceso a la información completa sobre todas las opciones de servicios disponibles para todas las personas sin discriminación de ningún tipo, para asegurar que se cumplan en nuestra región los más altos estándares internacionales de protección a los derechos humanos y libertades fundamentales; 

36. Desarrollar políticas y programas tendientes a erradicar la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género en el ejercicio de los derechos sexuales y su manifestación; 

37. Garantizar el acceso universal a servicios de salud sexual y salud reproductiva de calidad, tomando en consideración las necesidades específicas de hombres y mujeres, adolescentes y jóvenes, personas LGBT, personas mayores y personas con discapacidad, prestando particular atención a personas en condición de vulnerabilidad y personas que viven en zonas rurales y remotas y promoviendo la participación ciudadana en el seguimiento de los compromisos;

57. Hacer efectivas las políticas adoptadas y tomar medidas preventivas, penales, de protección y atención que contribuyan a la erradicación de todas las formas de violencia, incluida la esterilización forzada, y estigmatización contra las mujeres y las niñas en los espacios públicos y privados, en particular los asesinatos violentos de niñas y mujeres por motivos de género, asegurando el acceso efectivo y universal a los servicios fundamentales para todas las víctimas y sobrevivientes de la violencia basada en género y prestando especial atención a las mujeres en situaciones de mayor riesgo, como las mayores, embarazadas, con discapacidad, grupos culturalmente diversos, trabajadoras sexuales, que viven con VIH/SIDA, lesbianas, bisexuales, transexuales, afrodescendientes, indígenas, migrantes, que residen en las zonas de frontera, solicitantes de refugio y víctimas de trata, entre otras;

Las medidas que se mencionaron anteriormente no son exhaustivas.

Ver más

Ubicación